Anillos de compromiso

Nos encantaría que nuestra pareja nos sorprenda con un modelo que nos quite el aliento, muchas veces tenemos que ayudarle con la elección del deseado anillo de compromiso para que el momento de la pedida de mano sea súper especial. Tu anillo tiene que gustarte, porque es muy probable que lo uses siempre o por lo menos bastante seguido. La idea es que no te separes de él.

Lo importante no es tanto el valor o marca del anillo (tenemos que aprender a ser realistas), pero sí que vaya con tus gustos. Por ejemplo, si eres una persona tímida no creo que desees cargar una gran piedra. Si amas el color azul, puede ser que te guste una piedra en ese color. Las opciones son variadas; repasemos algunas de ellas.

El diamante

Esta es la piedra por excelencia para el anillo del compromiso. ¿Por qué? Es la piedra más pura y durable que se conoce, por tanto, qué mejor para marcar un compromiso de por vida. Con respecto a ella, hay muchas variaciones según el corte. El más popular es el corte brillante, porque, según los entendidos, es el que refleja la luz con mayor gracia. Otros cortes son el redondo, cuadrado, tipo esmeralda, oval, en forma de corazón, etc.

Con respecto al color, generalmente son transparentes, pero también las hay con ciertas tonalidades amarillas, rosadas o incluso verdes o azules. Aunque, sin duda, son un poco más difíciles de encontrar. Los kilates son los que determinan el peso (y por tanto el valor) de un diamante. 

Piedras preciosas para tu anillo

Hablando de durabilidad, al diamante le siguen el zafiro (azul) y el rubí (rojo), por lo que también son buenas opciones para un anillo de compromiso y, por supuesto, también son bellísimas. Tal vez quieras ayudarte del significado de las piedras para decidirte. Si el diamante significa la perfección, el zafiro se relaciona con la fidelidad, y el rubí, con la pasión.
 

Otras opciones un poco más económicas pueden ser la esmeralda o la aguamarina. Pero recuerda que cuanto más desciendas en tu elección, más cuidado deberás tener con la piedra para que no pierda el brillo o se raye.

La circonita

Seguramente, has escuchado hablar sobre la circonita como otra alternativa para el anillo de compromiso. En este caso, debes tener mucho cuidado. Por su brillo puede confundirse fácilmente con el diamante si no eres un experto en la materia; si los comparas, te darás cuenta de que el diamante tiene un brillo más puro, mientras que el circón brilla demasiado con muchísimos colores a la luz. Por eso es tan recomendable que lo manden a hacer en un lugar de confianza.


Ahora bien, si son tan parecidos a simple vista, ¿por qué no preferir el circón si la diferencia de precio es abismal? Por lo que te explicaba sobre la pureza y durabilidad. Aunque el brillo del circón pueda engañarte, puede quebrarse, astillarse o rayarse con facilidad, por lo que en realidad no es recomendable para un objeto que debe durar la vida entera.

La elección definitiva

En general, se utiliza oro amarillo, pero últimamente está muy de moda el oro blanco. Algunas joyería también te ofrecen platino, ya que es muy resistente y no se raya con facilidad, aunque es más costoso. El grosor del anillo dependerá también de tu gusto, aunque no te recomiendo que no sea tan grueso para que no se vea tosco con la piedra.

El modelo más usado es el del solitario, con la piedra engarzada en el anillo. Otra opción, que en verdad a mí me encanta, es la de llevar más bien una hilera de piedras preciosas a lo largo del anillo.

Por supuesto, no hay leyes en cuanto al modelo y mucho menos el color. Puedes decidirte con uno mucho más original, que termine llamando la atención de todo el mundo, así como uno sencíllisimo que sea especial para ti.

Otro artículo de tu interés: Las Alianzas de boda

Otros reportajes relacionados

Oscar de la Renta nos dio una lección muy importante durante la pasarela de su colección de vestidos de novia primavera 2013. El velo cuenta, y mucho. Es un complemento muchas veces olvidado porque le damos tanta importancia al famoso diseño blanco que todas las novias buscan, que nos olvidamos de que este sencillo y delicado accesorio completará el look de novia.
A la hora de organizar una boda uno de los detalles que hay que tener en cuenta es la realización del video y la sesión fotográfica. Hay que plantearse que será un hecho irrepetible, por lo que es necesario contar con buenos profesionales de calidad demostrada para que nos realicen un trabajo óptimo.
Para la elección del lugar donde celebrar el banquete de boda influye directamente el presupuesto de boda.Disponéis de diferentes opciones para celebrar el banquete, desde un restaurante a una finca, masía, salón, hotel o un espacio privado contratando un catering.